Aquel Camino

Después de varios días de preparación, ellos salían con una sonrisa directo a aquel paraíso que tanto habían visto en fotos, del que tanto habían escuchado.

La autopista parecía inmejorable, bueno, muy de vez en cuando aparecía un pequeño bache que no representaba ningún problema para la velocidad ni seguridad del vehículo y sus pasajeros. La música no dejaba de sonar, y ellos cantaban juntos; el clima era excepcional, pero no mejor que la emoción, la alegría y el amor que había dentro del carro.

Sin embargo… algo pasó. De repente se perdieron. La estrecha carretera en donde se encontraban en nada se parecía a la autopista por la que viajaban momentos antes. La alegría de hace apenas unos instantes se empezaba a desvanecer. Él, desesperado, usaba todas las herramientas que tenía a su alcance para retomar el camino perdido: mapas, GPS, llamadas, estrellas… Por momentos, creían haber encontrado la salida que los llevaría de regreso por donde viajaban, sin embargo, o sólo mejoraba un tramo, o el camino al que entraban era peor que el anterior. Los momentos de tranquilidad y apoyo eran cada vez menores, él, esperanzado a que rápidamente encontrarían el camino a su destino, llegaba a confundirse y a entorpecer las cosas; ella, desesperanzada y molesta, culpaba a su acompañante del error, evadía cualquier responsabilidad de no saberse el camino; además había olvidado empacar la motivación para el viaje.

El intentar diferentes vías, tomar falsos atajos y la desesperación de no saber qué hacer, los llevó hasta una terracería. La comodidad había quedado muy atrás. El vehículo apenas y podía cruzar los vados y piedras que se presentaban constantemente. Y de repente, algo pasó nuevamente. Todo había acabado; el vehículo ya no andaba. Aquella pendiente había sido demasiado.

Pero por un corto tiempo, la calma llegó. Adentro sólo había suspiros.

Y bajaron del vehículo. No había más que empujar; no había otra opción. Y él empezó a empujar lo más que pudo, y logró mover el vehículo un tramo considerable. Ella empezó a empujar a su lado, la pendiente parecía que iba a ceder. Pero un pozo se presentó y ahí se estancaron nuevamente. Él, agotado, se disponía a empujar una vez más, pero volteó a su lado… ella ya no estaba. Desapareció. Huyó. Él perdió las fuerzas y cayó derrotado, exhausto, manchado de desilusión y rencor, vencido por un desmayo que le llegó por sorpresa.

Quedó tirado -nunca supo cuánto tiempo- pero había llegado el momento de despertar. Ese nuevo abrir de ojos le había hecho recordar las fallas que había cometido, de repente pudo ver todo con una claridad que hasta a él le extrañaba: recordó el punto exacto en donde se perdieron, los caminos erróneos que tomó, las herramientas que no utilizó. Y sonrió. Y se dispuso a levantarse para… ¿Regresar a casa y preparar un nuevo destino? ¿Volver a empujar el vehículo con la certeza de ahora sí saber a dónde y por dónde ir?  No lo sabía. Yo tampoco.

 

(29/06/10)

Caminar bajo la lluvia

Tenía años sin esa satisfacción. Hoy reviví aquellas tardes de infante en el que la lluvia jugaba futbol con mis amigos y conmigo en las calles; hoy recordé que la naturaleza hace parecer insignificante cualquier obra humana.

Pocas cosas más hermosas que una tarde lluviosa; y es que no sólo es tener la grata sensación de ver eliminado el calor con el que me ataca mi enemigo el Sol, es disfrutar los golpes de cada gota que refrescan piel y vida, es querer despertar a todas las personas que te ven extrañas al caminar feliz bajo el agua, como si el temerle al agua fuera más natural que la lluvia, como si no fueramos seres de agua, como si los problemas que tenemos nos cayeran por las tormentas.

El estar bajo la lluvia será siempre la mejor sensación de estar vivo que no involucre a una mujer, será la mejor forma de experimentar la conexión que tenemos con la naturaleza, con la tierra, con Dios.

 

(24/06/2010)

¿Qué creer?

…y seguían ahí, los dos, comiendo nerviosos, tensos, reprimidos; el restaurante parecía agradable, él incluso llegó a pensar que recordaría ese lugar como el templo en donde volvió a elevar su alma; ella, tiempo después supe que lo veía como un lugar más, en donde comería una comida más, en un día más de su vida. -“¿Estás viviendo con él?” -preguntó temeroso-“¡No! ¿Cómo me preguntas eso? ¿Qué me crees?”- La verdad era que, cualquier cosa que creyera en ese momento, podía ser verdad.

 

(23/06/10)

A ti, ¿Cómo te gustan? A mí me gustan…

Me llega el boletín de Mitofsky. Debo de ser sincero, exceptuando las campañas presidenciales y las encuestas de aprobación de los presidentes, rara vez lo leo. Pero hoy hubo un estudio que me llamó la atención: “¿Qué tipo de pareja preferimos?

El título del boletín, muy bien utilizado, decía: “Encuesta. Los mexicanos las prefieren rubias? Esa y otras preguntas” (sic). Nunca dudé de que el resultado iba a ser negativo, no sé por qué la mayoría de las mujeres piensan que los hombres las preferimos rubias; es verdad, a mí me gustan rubias, sin embargo no es mi hit #1. Alguna vez escuché que las que son güeras (hace años que no usaba las diéresis) obtenían empleo más fácilmente. No sé si eso sea mito o realidad, pero el estudio demuestra que no son las favoritas, no para los mexicanos, bueno, no para la mayoría de los mexicanos, para algunos segmentos sí.

Sólo 1 de cada 4 caballeros prefieren a una mujer con cabello rubio, mientras que el porcentaje de los que prefieren a una mujer de pelo negro es de 69%. Destaca que en el NSE (Nivel Socioeconómico) alto atraen al 40% las mujeres de cabello rubio. “

Comienzo a hablar de mis gustos. Yo las prefiero con el pelo negro o castaño a rubio. Sí, me gustan las rubias, pero antes prefiero los otros colores que menciono.

Un dato que sí me sorprendió un poco, es que la mayoría las prefiere morenas, así como la mayoría de las mujeres prefiere a los hombres del mismo color de piel. Respecto a esta característica, ahí sí, me gustan blancas; no es que no me gusten las morenas, es que me enamoro de ellas.

68% de los hombres consultados prefieren que la mujer sea delgada, entre ellos los jóvenes, y los encuestados con estudios universitarios (74%) de nivel socioeconómico alto y bajo, además de los radicados en localidades rurales (73%), al igual que los residentes en la región Sureste (74%) y Bajío (72%) muestran preferencia a esa complexión. Sin embargo 1 de cada 4 prefieren a mujeres robustas.

Sí, al igual que al 68% de los hombres consultados, me gustan delgadas. Siempre he dicho que gordo y gorda no se llevan, así que…

Respecto a la estatura, la verdad es que a mí me gustan de estatura promedio (la verdad no sé cuál es la estatura promedio de una mujer); no, la verdad es que no tengo preferencia, pero creo que 1.70 está excelente.

1 de cada 2 hombres prefiere a la mujer de estatura alta. Los jóvenes (62%), personas con mayores estudios (69%), y ciudadanos de la región Bajío (57%) son los que muestran mayor preferencia o deseo por esta característica.

Hora de mencionar aspectos que no vienen en el estudio. Yo siempre pondré por encima las boobies que el trasero, siempre, toda la vida; pero que quede claro, las boobies naturales, las fake sólo son justificables si está completamente plana, es decir, si las tiene chicas, no se justifica, repito, sólo si está completamente plana.

Por cierto, el trasero no me importa. Si hay un equilibrio, es muy bienvenido, sin embargo, si tiene mucho adelante, y tiene mucho atrás, creo que se ve vulgar y ya no me gusta. Si no tiene adelante, y tiene mucho atrás, se aprecia pero no entra a consideración mía.

Total, el punto es que está interesante el estudio, les recomiendo le den una leída y vean en qué segmentación aplican.

(09/08/10)

Sentimientos encontrados

Y me sentía en el olvido olvidado, y me retorcía perdido en la perdición; y no te amaba porque no me sentía amado, y te adoraba porque dormía en la adoración. Pero te quería como cuando quieres a alguien, a alguien que amas, que sueñas, que entrañas. Y no sabía de tanta sabiduría impartida. Yo tomaba las lecciones que el tiempo obligaba, y fue él mismo quien me graduó derrotado ante tu ser, pero vencedor ante la vida, superando tu querer, resignándome al destino.

(30/05/10)

Argentina es al mundo lo que Ucrania es a la Argentina

¡Qué buen artículo de Martin Varsavsky acerca de los argentinos!

Así que si sos un lector argentino aquí viene la mala noticia. La Argentina es irrelevante en el mundo. O para ponerlo en términos argentinos, digamos lo siguiente. Imaginate en este momento a Ucrania. Sí, Ucrania. ¿Qué sabés de Ucrania? ¿Sabés cuánta gente vive? ¿Sabés qué está pasando en Ucrania? Bueno, ahora que estás inmerso en un mundo de ignorancia sobre Ucrania, te puedo decir que la triste realidad es que lo que vos sabés de Ucrania es lo mismo que el europeo o norteamericano medio sabe de la Argentina. Un país grande al lado de otro más grande y conocido, en el caso de Ucrania, es Rusia. En el caso de Argentina es Brasil. Ucrania tuvo 27 medallas en las últimas olimpíadas, Argentina 6. ¿Lo sabías? Yo no hasta que consulté la Wikipedia. Y la Argentina en el mundo es como una Ucrania a nivel de población, extensión y actividades: cereales, vacas, una ex dictadura, una democracia débil.spanish.martinvarsavsky.net, Argentina es al mundo lo que Ucrania es a la Argentina, May 2010

Recomendable leer el artículo completo.

(29/05/10)

La llama que no se paga

Y podía encontrarse en mil mundos, podía soñar con maravillas conocidas a las cuales no podía regresar. Pero esas maravillas seguían siendo su vida, quería olvidarlas, y guardarlas como un buen recuerdo, pero la atracción era más fuerte que su mente; sus aventuras podían vulnerabilizar cualquier estado deseado.

El viaje haba sido largo pero fue a la velocidad del rayo. No hubo tiempo de abrir los ojos, de guardar memorias, de llegar al destino deseado, y mucho menos, de apagar la llama que sigue ardiendo.

(28/05/10)

El Jefe Diego

En mi vida fue mucho más relevante el haber estrechado la mano (aún siendo yo un niño) de Diego Fernández de Cevallos, que la de Vicente Fox, o que incluso haberme fotografiado con Felipe Calderón. Diego Fernández ha sido, desde chico, mi ídolo político.

Jefe Diego

 

Mi admiración, nació en la campaña presidencial de 1994, la cual fue la primera que me interesó, que estuve consciente y que recuerdo (en las del 88 tenía 3 años). Es el Jefe Diego, para mí, uno de los pocos políticos valiosos que han existido en México. Admiro además cómo, aún estando fuera del cualquier cargo público, tiene más poder que muchos en turno que viven del erario.

No se hable del respeto y temor que provoca a sus adversarios (algunas de sus cualidades que más admiro), de su capacidad para debatir (aquellos que afirman que el PG le ganó, no sé qué debate vieron) y sobre todo, de sus habilidades para defenderse, características obvias para ser uno de los mejores abogados del país.

Diego Fernández de Cevallos

Siempre se le ha acusado de varias cosas; nunca le han comprobado nada. Muchos lo han juzgado por “tráfico de influencias” como si el ser influyente fuera un delito, como si el tener una carrera profesional exitosa impidiera a uno tener un cargo político. Como lo dijo un día en algún programa (lo parafraseo): hasta que en este país no se llegue a la profesionalización legislativa, nadie con tres dedos de frente va a dejar su trayectoria profesional a cambio de un puesto de 3 ó 6 años.

Sin embargo, lo más repugnante de la situación que está pasando, es el leer los comentarios de las personas en las notas periodísticas, que exhiben un gusto por su secuestro. Estas son situaciones, creo yo, que van más allá de lo político, de lo bien o mal que te caiga un personaje. Son situaciones en las que cualquier persona con un poco de inteligencia hace a un lado las diferencias ideológicas al opinar, y se enfoca en que se está hablando de una persona, un ser humano, un señor de ya 69 años, que al igual que la mayoría de la sociedad, no merece vivir este tipo de experiencias. Y por eso me encabrona la gente naca que pone comentarios como “Secuestradores les pagamos el doble si se lo quedan” y demás sarta de pendejadas.

Espero se encuentre con vida, y regrese sano y salvo a su hogar, y que esto, sólo haya sido una muy mala experiencia para él.

 

(05/16/09/)

Frase de Hoy

Desde hace varios años, estoy suscrito a Frase de Hoy. Todos los días me llega una frase que puede ser desde alguien relevante como Confucio hasta a alguien irrelevante como Ricardo Arjona.

Hasta hace pocos meses, leía las frases y las borraba al momento, sin embargo, ahora conservo las que causan un impacto en mí. Aquí les pongo algunas de las más interesantes y llegadoras que he conservado.

  • “Un país, una civilización se puede juzgar por la forma en que trata a sus animales.” Mahatma Gandhi.
  • “Conócete. Acéptate. Supérate.” San Agustín de Hipona
  • “La felicidad es la certeza de no sentirse perdido” Jorge Bucay
  • “El fracaso derrota a los perdedores, pero inspira a los ganadores” Robert Kiyosaki
  • “Todo está dicho ya; pero las cosas, cada vez que son sinceras, son nuevas.” José Martí
  • “Todo hombre se parece a su dolor.” André Malraux
  • “No hay mayor dolor que acordarse de los tiempos felices en la desgracia.” Dante Alighieri
  • “Deberíamos usar el pasado como trampolín y no como sofá.” Harold McMillan
  • “La acción es la mejor respuesta.” G. Hernert
  • “El miedo puede llevar a los hombres a cualquier extremo.” george Bernard Shaw
  • “La ocasión hay que crearla, no esperar que llegue.” Francis Bacón
  • “Las batallas contra las mujeres son las únicas que se ganan huyendo.” Napoleón Bonaparte
  • “Nadie que confía en sí, envidia la virtud del otro.” Marco Tulio Cicerón
  • “Cuando llega el tiempo en que se podría, ha pasado el tiempo en que se pudo.” Marie von Ebner-EschenBasch
  • “El amor es fe y no ciencia.”  Francisco de Quevedo
  • “Cuando es más corrupto el estado, hay más leyes.” Tácito
  • “Quieres ser rico? Pues no te afanes por aumentar tus bienes, sino en disminuir tu codicia.” Epicuro
  • “Los pueblos débiles y flojos, sin voluntad y sin conciencia, son los que se complacen en ser mal gobernados.” Jacinto Benavente
  • “Inocente es quien no necesita explicarse.” Albert Camus
  • “La libertad no es fruto que crezca en todos los climas, y por ello no está al alcance de todos los pueblos.” Jean Jacques Rousseau
  • “No hay nada hecho por la mano del hombre que tarde o temprano el tiempo no destruya.” marco Tulio Cicerón
  • “Toda dificultad eludida se convertirá más tarde en un fantasma que perturbará nuestro reposo.” Friderich Chopin
  • “A veces Dios hace el trabajo por nosotros; eso es lo que llamamos suerte.” José A. Pallavicini
  • Que otros se jacten de las páginas que han escrito; a mi me enorgullecen las que he leído.” Jorge Luis Borges
  • “A partir de cierto punto no hay retorno. Ese es el punto que hay que alcanzar.” Franz Kafka
  • Sólo si me siento valioso por ser como soy, puedo aceptarme, puedo ser auténtico, puedo ser verdadero.” Jorge bucay
  • “La vida es muy peligrosa. No por las personas que hacen el mal, sino por las que se sientan a ver lo que pasa.” Albert Einstein
  • “Puede adquirirse todo en la sociedad, excepto el carácter.” Stendhal
  • “Los tristes tienen dos motivos para estarlo: ignoran o esperan.” Albert Camus
  • “El valiente tiene miedo del contrario; el cobarde, de su propio temor.” Francisco de Quevedo
  • “Proporcionalmente al número de los admiradores crece el de los envidiosos.” Lucio Annedo Séneca
  • “No me da vergüenza confesar que soy ignorante de lo que no sé.” Marco Tulio Cicerón
  • “Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante.” Antoine de Saint Exúpery
  • “Para amar a una persona y perdonárselo todo basta con contemplarla un rato en silencio. A veces vivimos durante muchos años al lado de otra persona y sólo vemos de verdad en el momento de sobrevenirle una desgracia.” Maurice Maeterlinck
  • “Nunca amamos a nadie: amamos, sólo, la idea que tenemos de alguien. Lo que amamos es un concepto nuestro, es decir, a nosotros mismos.” Fernando Pessoa
  • “Siente el pensamiento, piensa el sentimiento.” Miguel de Unamuno
  • “La vida no es más que un viaje hacia la muerte.” Lucio Anneo Séneca
  • “Es tan corto el amor y tan largo el olvido.” Pablo Neruda
  • “La vida es como montar en bicicleta. No te caes a no ser que dejes de pedalear.” Claude Pepper
  • “La ira es un veneno que uno toma esperando que muera el otro.” William Shakespeare
(16/05/10)

Te extraño

Y me llega esa mierda a mi mente de extrañarte. No entiendo el daño causado, pareciera que fueras buena y que te fuiste por una buena razón. No encuentro claras explicaciones del porqué. Quisiera odiarte y olvidarte; a veces te odio, pero no te olvido, pero a veces te amo y te recuerdo.

Tampoco entiendo tu actuar, pareciera que sientes lo mismo, que me recuerdas y me amas que me odias pero no me olvidas, que quisieras estar conmigo pero cada vez te alejas más, y esa mierda me molesta.

 

(30/12/09)