Cómo depurarte físicamente

La segunda depuración que te ayudará enormemente a sentirte mejor en todos los aspectos es la física. En mi caso, esta no ha terminado, es más, se encuentra en una etapa inicial.

¿En qué te ayuda esta depuración?

En que ganarás salud, seguridad y bienestar.

Pasos para depurarte físicamente:

1.-Haz una lista de todas esas cosas que no te gustan de tu físico y de todos esos problemas que no has “arreglado” por desidia.

2.-Prioriza las más importantes: las que requieren de curación primeramente, las que requieren de prevención en segundo término y las estéticas en tercera importancia.

3.-Anota después de cada cosa, cuál será el primer paso para conseguir eso que quieres. Ejemplo: sacar cita con el médico, cotizar algún suplemento alimenticio, ahorrar para alguna operación, sacar cita con el salón de belleza, o cualquier cosa que vayas a arreglar.

CONSEJO: Si es un cambio drástico, comienza con cambios pequeños estrictamente aplicados y no con cambios drásticos aplicados flexiblemente. Es decir, si tu idea es ponerte a dieta, como en mi caso, reduce pocas cosas pero de tajo, en lugar de reducir muchas cosas y que de repente te des tus libertades para volver a comerlas.

¿Cómo fue mi caso?

Anoté 3 cosas importantes a cambiar:

-La primera y más importante: Enflacar.

Tengo que bajar 30 kilos. Llevo 8. Investigando diferentes cuestiones relacionadas a la salud y el problema de obesidad, encontré que a su vez, tenía qué hacer 2 depuraciones menores, que al final serían parte de este proceso.
Aparte de estos dos procesos, obviamente tuve que tomar la iniciativa de:

  • Ejercitarme. A la par que hice los procesos anteriores, fui a inscribirme (por enésima vez) a un gimnasio para dejar atrás mi vida sedentaria. Por cierto, he descubierto que para prosperar en la asistencia al gimnasio, la clave es no hacer mucho peso ni llegar al punto de cansancio, de lo contrario, al otro día recordarás el gimnasio como un sufrimiento y no querrás regresar. Empieza poco a poco, no te canses ni insistas en cada día querer levantar más peso o estar más tiempo en la caminadora, si no, no prosperarás. El simple hecho de ir y moverte en lugar de estar “echado” en tu casa sin hacer nada, ya es una gran ventaja. El tiempo hará que cada vez te exijas más, pero al principio, no es conveniente.
  • Dieta. Fui con una nutrióloga para que me estableciera un régimen. A muchos les funciona… a mí no. Bueno, sí me funcionó la dieta, pero no pude continuar con la misma por lo complicada y poco apegada a mis hábitos, y aunque se trata justamente de eso, de cambiar hábitos, si es muy drástico, te será muy difícil. Pongo un ejemplo: unos días debía cenar “quesadillas” de panela… pero en lugar de tortilla, lechuga. Hazme el chingado favor. Después de 3 semanas de realizar esa dieta, la abandoné, y aunque sí bajé algunos kilos, al abandonarla, los recuperé. Decidí investigar en internet, y tomar lo que me gustaba de esa dieta y cosas que uno ya sabe y así armar mi propia dieta, a la cual llamé, “Dieta Buhal”. Hoy, como resultado de todos los puntos anteriores, he bajado 8 kilos.

-La segunda en importancia: Ir con el otorrino por constante congestionamiento nasal.

Sinceramente, no lo he hecho, y sólo por desidia. Es más, mañana sacaré la cita. Es una promesa.

-La tercera: limpieza facial.

No creo que por el hecho de ser hombres debamos tener la piel llena de puntos negros, barros y demás desechos que produce la piel. Saqué mi cita con un dermatólogo que ofrece estos servicios (la verdad me dio más seguridad que una clínica de belleza) y fui a realizarme una limpieza facial. Se supone que debe ser seguido, no pienso hacerlo seguido, pero sí cada que crea conveniente.

-Cuarta: Limpieza dental.

Aunque sí es algo que hacía, digamos, cada año desde hace algún tiempo, decidí que lo haré cada 6 meses o menos, como se supone que debe de ser. Hablé con uno de mis mejores amigos que es dentista, fui a su consultorio y cuestión de un rato, mis dientes se sentían diferentes.

El punto es eliminar lo que no te gusta. Cuando uno ve los cambios de esta depuración, es realmente motivante, y la seguridad que te da el saber que eres una persona más saludable gracias a tu esfuerzo, no tiene precio. Cada quién sabrá qué quiere mejorar de su cuerpo. Lo importante, es que siempre tengamos la salud como el faro que guíe nuestras acciones y no sólo la estética, ya que la idea, es querernos como somos pero mejorar lo que podamos sin ponernos en riesgo.

Deja tu comentario

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s

%d bloggers like this: